LA FAMOSA TRIADA Iª PARTE

LA FAMOSA TRIADA

El primer elemento: el padre

 

En nuestro club siempre hemos tomado en cuenta y reconocemos la importancia de la triada padre-alumno-maestro, como los elementos que  hacen que el rendimiento escolar sea el adecuado.

Pero de entrada que es una triada, una triada son los elementos arriba descritos, que sin el uno relacionado íntimamente con el otro no hay razón de éxito, a su vez de un tercero con los demás, en pocas palabras, un elemento de la triada  requiere invariablemente, del correcto funcionamiento de los otros, como estos mismos requieren el óptimo desempeño del siguiente elemento, es decir, si alguno de los personajes que intervienen en la triada no cumple con el funcionamiento adecuado será imposible lograr con el objetivo.

El primer elemento de la triada a analizar es el padre de familia, que generalmente la persona que está más al pendiente del rendimiento escolar del niño es la mamá, aunque no en todos los casos, aun así le llamaremos padres. Este primer elemento es muy relevante en la formación del estudiante, veremos el  porqué de esto.

Los niños en su etapa de formación, es decir en su crecimiento toman  el molde  más cercano, y surge la pregunta ¿quién es ese molde?, pues los padres, mientras se está dando esa etapa de formación los padres no deben descuidar,  a pesar de sus múltiples actividades,   lo que hace su hijo, pero no caigamos en los excesos, no hay que decir que vamos a estar encima del hijo checando todo, que hace, que no hace, que dice, o que no dice……..craso error, ¡les tengo  noticias!!!, No esto no es correcto, hay ciertos momento o situaciones sobretodo en la vida cotidiana con el niño que son más relevantes o que van a dejar  huella en él , para facilitarnos las cosas, vamos a ejemplificarlo; tenemos a la mamá que se preocupa en demasía que el niño se siente a la mesa a comer con las manos limpias, esto es un buen habito,  una buena costumbre, pero es más formativo que al niño se le enseñe que aparte de lavarse las manos no debe tirar tanta agua en el lavabo y no perder demasiado tiempo en este actividad junto al hecho de lavarse correctamente. Si los padres pueden realizar ambas cosas van a tener una hijo mejor formado, y sobretodo no es solamente decir al niño qué hacer y qué no hacer, sino enseñarle etc; también hay que darle seguimiento a las actividades, no es válido que solamente en una fecha determinada, en su cumpleaños o cuando  hay visitas en la casa le dejamos al niño –lávate las manos y cuida de no tirar mucha agua en el lavabo- y que nos sintamos unos excelentes padres ante la mirada crítica y a lo mejor mal intencionada de nuestras visitas, (en algunos casos) y que solo en ese momento, me acerque a él para supervisar esta acción y durante los siguientes días no lo vuelva a hacer, esto hay que hacerlo permanentemente, por   lo menos se recomienda que lo haga una semana consistentemente para que luego se vuelva un habito. El educar o formar a un niño es una labor diaria y sistemática no solo hay que educar al niño cuando uno está enojado o agobiado por las actividades cotidianas o laborales, la educación o formación es una tarea diaria. Por ello la importancia de los padres, recordemos que en las escuelas los niños pasan una parte de su vida, pero los primeros años de su formación los pasa  en casa con sus papás o por lo menos gran parte de su tiempo, sin demeritar que en algunas ocasiones los abuelos, dadas las circunstancias de la vida moderna, toman ente rol, aunque esto será objeto de otro análisis posterior.

 

 

Siguenos en Facebook club_de_ tareas

Leer más 1 comentarios